Vence tu indecisión


Artículo Psicólogos en Guadalajara

A veces, nos vemos incapaces de decidir, sentimos bloqueos que nos impiden dar pasos adelante y permanecemos inactivos, sin movernos, pese a que nuestra situación sea incómoda, negativa o nos impida vivir momentos felices. Esa dificultad provoca frustración y tristeza.


La parálisis por análisis


Cuando no avanzamos y entramos en un ir y venir infinito de valoraciones de pros y contras, es cuando no vemos el camino claro y no nos vemos capaces de dar ningún paso. Estos bloqueos son lo que llamamos parálisis por análisis.


En realidad, en casi todas estas ocasiones sabemos lo que nos gustaría o, al menos, barajamos algunas alternativas. La dificultad viene cuando nos damos cuenta de que toda decisión implica riesgos, entonces aparece el miedo que nos mantiene en una zona de confort que, a veces, es muy poco confortable, pero que la tenemos controlada.


Siempre que hacemos un cambio pueden pasar muchas cosas sobre las cuales no tenemos control, no podemos tener una certeza de qué pasará si doy un paso adelante, lo único que sí podemos controlar es nuestra voluntad de hacer las cosas lo mejor posible y nuestra ilusión por mejorar las cosas, pero nada más, a partir de ahí, hemos de asumir el riesgo del cambio si queremos salir de nuestro bloqueo.


Trazar tu estrategia.


Hemos de pensar bien cómo haremos los cambios. No se trata de lanzarse al vacío sin más, antes de dar un paso hay que pensar en la mejor manera de llevarlo a cabo, sin entrar en bucle, asumiendo riesgos y venciendo el miedo.

  • Escúchate: Piensa en qué te gustaría, donde crees que sentirías una mayor plenitud, realización o bienestar.

  • Infórmate: Antes de iniciar un cambio debemos recabar información sobre las decisiones que barajamos, ver posibilidades, si se ajusta a nuestras expectativas, si son realistas, etc.

  • Apuesta por una alternativa: Es el momento de la elección, de todas las alternativas elegimos una, puede ser, la más fácil de conseguir, la más realista, la más ambiciosa, la que me va a proporcionar mayor bienestar, yo elijo y asumo cierto riesgo, etc.

  • Planifícate: Estableceremos un plan, iremos paso a paso, viendo si lo hacemos de golpe o progresivamente, de acuerdo a nuestros intereses.

  • Da el paso: comienza el camino hacia el cambio, lleva a cabo tu decisión, tal y como lo has planeado.


Asumir renuncias


Siempre que hago cambios hay riesgos y, aún en el mejor de los casos, suele haber algo positivo a lo que renuncio. Cuando abandono algo (Trabajo, pareja, residencia…), debo asumir eso para recibir a cambio algo que he elegido porque quiero mejorar.


Es interesante, ver con qué recursos cuento cuando inicio el cambio, si cuento con amistades, con familia que me apoya, con una economía suficiente, todo ello me dará una mayor seguridad y reducirá el miedo.


Tengo derecho a cometer errores


Puede ser que, el camino iniciado no sea tan fácil como había pensado o que haya imprevistos y, que finamente llegue a la conclusión de que cometí un error con la decisión tomada.


Bien, en ese caso, cuando tenga ese problema, ya lo afrontaré. A día de hoy, no puedo solventar todos los hipotéticos problemas que puedan derivarse de mi decisión, al igual que no puedo controlar los problemas que puedan aparecer si no decido nada y me quedo como estoy.


Si decido que he cometido un error, pensaré en posibles soluciones, trataré de afrontar y resolver los problemas que hayan podido derivarse y aprenderé de ello para seguir adelante con un nuevo aprendizaje dentro de mi proceso de evolución, sin culpabilizarme, todo lo contrario, sintiendo el orgullo de la valentía que ha supuesto decidir y caminar hacia delante en mi vida.


Rompe los bloqueos, ya sea una decisión laboral, familiar, sentimental, académica, o del tipo que sea. No te conformes con una situación que no te hace feliz, lucha por encontrar tu camino y siéntete libre para vivir tu vida sin miedo. #tomardecisiones #psicologosguadalajara #psicologiacognitivoconductual #indecision #eidem #eidempsicologia