Quiéreme bien ¿Qué entiendes por amor?



Seguro que todos hemos oído en numerosas ocasiones frases como “No puedo estar sin ti” “me mola estar juntos”, “me agobias” o “cuando quieres a una persona la tratas bien”. Últimamente y cada vez más vemos casos en la consulta de jóvenes con problemas en su relación de pareja. Son relaciones normalmente de poca duración, sin convivencia y donde aparecen problemas serios desde los primeros momentos de la relación, cuando todavía supuestamente debería de existir pasión e idealización del otro.

¿Qué está pasando? Se supone que la sociedad va avanzando en derechos, en igualdad y en valores y estas situaciones que nos encontramos no por menos nos hacen a los profesionales inquietarnos y cuestionarnos sobre lo que puede estar ocurriendo.Las explicaciones son muchas y complejas.

Las cuestiones afectivas son fuente de preocupación en las consultas y generan mucho malestar psicológico hasta el punto de llegar a incapacitar a las personas que lo sufren. Y respondiendo a la pregunta inicial, el amor debería ser compartir, sentirnos libres con el otro, reírnos juntos, conexión, cercanía, intimidad, tener miradas de complicidad, que trate bien a la familia y a mis amistades y hasta ese cosquilleo que siento cuando le veo.Pero lejos de ocurrir esto y casi “a las primeras de cambio” se convierte en frustración, falta de dialogo, discusiones permanentes que no llevan a nada, descalificaciones, control del otro, aislamiento, tristeza, ansiedad, incapacidad para tomar decisiones, anulación…. ¿Cuándo una relación no es quererse bien? Ahí van algunos indicadores que deberían hacer saltar nuestras alarmas:


  1. Mi pareja se niega a decirme porque se ha enfadado y permanece en silencio durante horas

  2. Mi pareja me dice que no le quiero cada vez que no estoy de acuerdo con lo que hago o digo

  3. Mi pareja me mira los mensajes del móvil, los whatsapp y me llama cada 5 minutos.

  4. Mi pareja me pone excusas para no utilizar métodos anticonceptivos cuando habíamos pactado el hacerlo.

  5. Mi pareja habla mal de mis amistades y de mi familia y cuestiona mi relación con ellos.

  6. Mi pareja quiere que adivine sus pensamientos, deseos o necesidades.

  7. Mi pareja decide siempre cuando quedar a qué hora y donde.

  8. A mi pareja le “pone de los nervios” que le lleve la contraria.

  9. Mi pareja tiene mis contraseñas del Facebook, Tuenti y correo.

  10. Mi pareja tiene celos y dice que es porque me quiere

  11. Mi pareja sospecha continuamente.

  12. Mi pareja se burla de mí y me avergüenza en público.

  13. Mi pareja no se interesa por mis cosas.

  14. Mi pareja nunca quiere quedar con otra gente.

  15. Mi pareja me dice continuamente que no puede vivir sin mí.

  16. Mi pareja me hace responsable cuando siente celos.

Las relaciones donde no hay igualdad no se forjan de repente. Es un goteo pequeño y continuo que va a más y muchas veces es difícil de detectar porque la persona normaliza lo que le está ocurriendo.

Una relación insana puede provocar secuelas psicológicas difíciles de recuperar muchas veces sin ayuda profesional.

No olvides. En una relación debes ser tu mismo/a, apreciar lo positivo que tienes y valorar tu intimidad, debes apreciar todo aquello que no tiene que ver con tu pareja (amigos, familia, ocio…), no debes dejar de ver a las amistades que tenías antes de tener esa relación, no debes culparte de los errores de tu pareja aunque esa persona intente culparte, da importancia a las cosas que te gusta hacer y dedica tiempo a ellas y no dejes de hacer las cosas que hacías antes de tener pareja.

QUIÉRETE BIEN Y DEJA QUE TE QUIERAN BIEN
AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon