Me has dejado


Una ruptura de pareja es un suceso universal que produce mucho dolor y sufrimiento y que podría decirse que se tiene muchas similitudes con un proceso de duelo.


Seguramente todos los que estéis ahora leyendo esto habréis padecido en algún momento de vuestra vida una ruptura y sabréis de lo que estoy hablando.


Este articulo pretende mostrar las diferentes etapas por las que pasan las personas en un proceso de ruptura, y aunque cada duelo es particular e individual si se puede decir que se diferencian las etapas que comento a continuación.


Todas estas situaciones tienen un final y el dolor que se siente disminuirá y a medida que vayan avanzando por las diferentes etapas, ese vacío que al comienzo se siente se irá llenando hasta recuperarse por completo.


El recorrido por las etapas podemos decir que no es lineal y progresivo. En el camino puede haber retrocesos, sensación de no avanzar y como esto es algo muy personal no podemos hablar de plazos.


ETAPAS


Shock: cuando experimentas esta etapa no te puede creer que te hayan dejado, experimentas sensaciones de paralización y desorientación aun teniendo conciencia de que la relación no estaba funcionando. Es como si te despertaras de un sueño y chocaras contra la realidad. Los síntomas son similares a la depresión, tu vida se detiene y centras toda la atención en la pérdida, no tienes ganas de hacer nada y sólo quieres estar en casa. La duración varía de entre un día hasta un mes según la persona. La tristeza conecta con el recogimiento y eso es el motivo por el que no existe interés por los demás.


Pena: además de perder y añorar a tu pareja, te vienen a la cabeza todos los recuerdos del tiempo compartido, así como los proyectos soñados en común. Una sensación de fracaso te invade, provocándote irritabilidad y mal humor, principalmente hacia las personas que te rodean. Sientes una gran necesidad de tener contacto o saber del otro, por lo que es habitual llamarla sólo para oír su voz o espiarla a través del Facebook de algún amigo. Es una etapa difícil de superar y te puede quedar bloqueado en ella, si esto ocurre necesitas ayuda y es aconsejable que acudas a un psicólogo.


Adjudicación de culpa: necesitas encontrar una explicación a la ruptura, por lo que te planteas preguntas como ¿qué ha pasado?, ¿qué hice mal?, ¿qué hizo mal mi pareja? ¿cómo no me he dado cuenta? Puede que te culpes a ti mismo, a la otra persona, a alguien externo o a las circunstancias. Junto con el dolor aparece la rabia, que puede expresarse con conductas impulsivas como el exceso de comida, de alcohol, de drogas o la promiscuidad. Es posible que inicies una relación para, inconscientemente, vengarte del daño y el dolor que sientes en tu interior. El paso a la siguiente es difícil, es frecuente que avances y retrocedas entre esta etapa y la anterior.


Resignación, la etapa del adiós: En esta etapa aceptas que la relación se ha acabado. Empiezas a mirar hacia el futuro, diciendo adiós a la relación, es un momento de emociones encontradas, ya que sientes alivio por estar preparado para dejar la relación y pena por tener que dejarla.


La reconstrucción: Inicias la reconstrucción de tu vida, te centras en tus necesidades y seleccionas a la gente con la que quieres compartir el tiempo, ya puedes plantearte la posibilidad de conocer a alguien.


Resolución: haces las paces con el sufrimiento personal, maduras y tu vida toma otro rumbo. En este momento puedes decidir el inicio de una nueva relación amorosa.


No podemos anestesiarnos ante el dolor de la vida sin anestesiarnos también ante el placer de la vida (Stephen Gullo y Connie Church).
Stephen Gullo y Connie Church en su libro “El shock sentimental

En eidem podemos ayudarte.

AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon