Lo que no es una terapia psicológica


El ejercicio de la psicología está rodeado de mitos e ideas que en nada se parecen a la realidad. Mucha gente que viene a la consulta por primera vez, viene un poco desorientada respecto a que puede encontrar en una terapia.


Es importante saber que la psicología es una ciencia que estudia la conducta humana y sus procesos cognitivos, la base de su investigación es, principalmente, el método hipotético deductivo, como cualquier otra ciencia.


DESMONTEMOS ALGUNAS IDEAS


La psicología no es medicina


Hay personas que piensan que psicología y psiquiatría son lo mismo y no es así en absoluto, el o la psiquiatra son profesionales de la medicina que puede prescribir fármacos, el psicólogo o psicóloga no pueden dar medicamentos, trabajan con herramientas psicológicas adaptadas al trastorno.


Es cierto que en muchas ocasiones ambas disciplinas trabajan en colaboración, cada uno en su parcela, porque tratan los mismos trastornos, pero de modo diferente, en mi opinión la una necesita de la otra. A veces la psicología no llega al paciente porque su estado emocional está excesivamente alterado y necesita de la medicación al inicio. Pero la medicación por si sola en muchas ocasiones no soluciona el problema ya que si al dejarla, no se han aprendido las herramientas adecuadas, los patrones conductuales y cognitivos se repiten y el problema puede volver a aparecer.


No adivina ni lee tu mente


Los estudios de psicología no incluyen ninguna asignatura como trucos de magia o adivinación o lectura del pensamiento, huye de esas terapias que te ofrezcan misterio u ocultismo.


El terapeuta no tiene que adivinar nada, hay que darle toda la información relevante, para facilitar que puedan ayudar al paciente, hay que evaluar objetivamente y para ello el paciente ha de colaborar sin esperar que su terapeuta adivine lo que le ocurre.


No toma decisiones por ti


Hay pacientes que vienen a consulta para que les digamos si lo que han decidido está bien o mal o si deben hacer otra cosa. Hay que aclarar que el o la terapeuta no debe juzgar ni decidir por su paciente. Su papel es el de acompañar a la persona en la búsqueda de su bienestar emocional, en el análisis objetivo de la situación, invitarle y enseñarle a reflexionar para que pueda tomar libremente sus propias decisiones.


No te cambia la personalidad


No es la psicología la que cambia a las personas, ni se puede cambiar de personalidad. La psicología, te muestra el camino, te da las herramientas, pero es el paciente quien debe trabajar después para que se produzca ese cambio que desea. Son cambios conductuales o de gestión emocional a través de la modificación de procesos cognitivos, pero eso no transforma a la persona, sigue siendo la misma, pero con otro manejo de la realidad. La psicología no convierte a una persona con ansiedad elevada en una persona tranquila, pero si te enseña a controlar esa ansiedad para que no interfiera en tu vida y no te impida disfrutarla.


No te ofrece amistad


Tanto los profesionales de la psicología como el entorno de la persona que acude a terapia persiguen el mismo objetivo, que es ayudar, pero lo hacen desde perspectivas totalmente diferentes. Las amistades tiene un importante papel, ayuda mucho que estén ahí, pero el vínculo emocional de la amistad no permite el análisis objetivo de la situación. Tu terapeuta te ayudará desde su experiencia en la práctica clínica y desde los conocimientos de la ciencia de la psicología, pondrá el foco exclusivamente en ti y tu bienestar, te dará herramientas para que puedas avanzar, pero sin involucrarse emocionalmente de forma personal, ya que esto sería contraproducente en la terapia. Un psicólogo o psicóloga no puede hacer terapia con sus amistades.


Dentro del ejercicio de la psicología hay, por supuesto personas que trabajan con poco rigor científico, incluso personas sin formación en psicología que bajo el título, coach, sanador, etc, ejercen terapias alternativas, que llaman psicología. Pero que algunas personas quieran dañar la profesión, no convierte la psicología en lo que no es.


Las personas que ejercen la psicología deben haber cursado y finalizado la carrera universitaria, estar habilitadas para el ejercicio sanitario a través de su experiencia o formación de posgrado de 2 años, estar colegiadas en el colegio oficial de la psicología y ejerciendo en un centro que tenga su registro sanitario. Si lo necesitas, busca profesionales de la salud, ponte en buenas manos y déjate ayudar con garantías. En eidem podemos ayudarte. #eidem #intrusismoprofesional #psicología

AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon