Liberarse de todo














En la consulta vemos con gran frecuencia a personas con problemas de baja autoestima y con creencias irracionales muy arraigadas y que les cuesta desprenderse de ellas.


En todo caso es labor del profesional trabajar sobre los miedos, las cargas, las obligaciones, los deberías que impiden a la persona liberarse.


Y cuando empezamos a explicar sobre esta cuestión hay que incidir en la importancia de priorizar al yo (primer principio para sanar la autoestima) y debatir con todas aquellas ideas y creencias de que eso se llama egoísmo y nos va a abocar a la infelicidad o está muy mal visto.


Liberarse de los miedos, de las obligaciones inútiles y de la culpabilidad tiene un inmenso beneficio. Es la posibilidad de alcanzar una mayor paz interior y una mayor serenidad. El también disminuir el estrés, la ansiedad y el desánimo.


Liberarse permite descargarse de lo inútil, redescubrirse y redescubrir lo esencial.


Liberarse de obligaciones que nos oprimen proporciona un magnifico sentimiento de libertad. Sin embargo no siempre es agradable, sobre todo al principio, pues quienes se benefician de nuestros compromisos no siempre van a aceptar tan fácilmente perder lo que les ofrecíamos. Ahí es donde es necesario comprender que lo que dice el otro solo le afecta a él.


La culpabilidad es el enemigo número 1 de la liberación.


¿Y que más significa liberarse?


  • · Liberarse de todo no es dejar de preocuparse de las otras personas, sino simplemente saber que el otro es otro y que su vida le pertenece

  • · Liberarse de todo no es cortar mi vínculo con los demás, sino simplemente renunciar a controlarlos.

  • · Liberarse de todo no es tender a la indiferencia o el egoísmo, sino ocuparme de lo que me pertenece.

  • · Liberarse de todo es admitir que no soy todopoderoso/a y que el resultado de mis acciones no está en mis manos.

  • · Liberarse de todo es aceptar la realidad, aun cuando no corresponda a mis deseos.

  • · Liberarse de todo no es lamentarse por el pasado y temer el futuro, sino vivir plenamente, completamente el presente.

  • · Liberarse de todo es temer menos y amar más.

A modo de conclusión sobre estas reflexiones (pues no hay conclusión a la actitud personal para liberarse de todo) me gustaría dejarte un pensamiento a fin de que pueda servir de recordatorio en los siguientes días o meses


“la capacidad de liberarse de todo, la capacidad de confiar, de adaptarse positivamente para asumir la responsabilidad de dar sentido a la vida, al instante que pasa, es estar listo para decir SI, para aceptar la vida con todo lo que traiga consigo”

“ten serenidad y alegría de vivir”

En eidem podemos ayudarte. Generando bienestar



AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon