El chantaje emocional


chantaje emocional

Tod@s hemos oído hablar de este término, pero ¿sabemos realmente lo que es?

Intentaremos aclarar tus dudas.


No podemos decir que el chantaje emocional sea una causa de depresión, pero sí que es una situación que se presenta con cierta frecuencia en las relaciones de las personas que presentan cuadros depresivos.


El chantaje emocional se produce cuando una persona de tu entorno próximo desarrolla comportamientos manipuladores para imponerte su voluntad. Es decir, se las arregla para que tú hagas lo que ella quiere aun cuando eso signifique una acción que se opone a tus deseos y/o a tus necesidades. Para conseguirlo, se sirve de diversas argucias para manipularte y producirte sentimientos negativos como los de culpa.


El/la chantajista conoce muy bien cuáles son tus puntos débiles –el sentimiento de culpa, el sentido de la responsabilidad, el temor a quedarte solo, la lástima, tu necesidad de ayudar a los demás y que se sientan felices, etc.– y los explota a su favor.


El chantaje emocional, una vez instalado en una relación, puede ser destructivo porque impide que haya algo tan esencial para su buen desarrollo como es el equilibrio de poder, la reciprocidad y la igualdad en la relación. No puede haber una relación sana y constructiva allí donde uno plantea y el otro acepta la consigna “tienes que darme lo que quiero para demostrarme tu cariño”, porque eso implica que una parte ha de renunciar a sus derechos y necesidades para no provocar el enfado del otro y/o para poder seguir contando con su afecto.

El chantaje es un dueto, y hacen falta dos para interpretarlo.
Uno ha aprendido a imponerse, otro a ser sometido

Si tú no tuvieras ninguna responsabilidad en el chantaje, tampoco podrías hacer nada para modificar la situación. Tú también participas de la situación porque aceptas el chantaje; por eso es por lo que puedes hacer algo: dejar de aceptarlo


Con cierta frecuencia, se observa la circunstancia de que en una misma persona confluyen varias relaciones manipuladoras: le chantajea su jefe, un compañero de trabajo, su mujer, su padre, puede que algún amigo. Es en estos casos cuando queda bien a las claras que el chantaje es un juego de dos y que la persona afectada debe plantearse qué patrones de comportamiento realiza para que resulte tan frecuente que los demás establezcan relaciones manipuladoras con ella. Y, por supuesto, centrarse en ellos para modificarlos.


¿Cómo reconocer si estás siendo sometido a chantaje emocional?


Párate un momento a pensar si hay alguna persona cercana a ti que con cierta frecuencia te plantea situaciones similares a éstas:

Te amenaza con deprimirse, enfermar, volver a una conducta desadaptativa que presentaba con anterioridad, como beber o tomar drogas, o hacerse daño si tú no haces lo que él quiere.

Apela a tus sentimientos de culpa para salirse con la suya con frases como “No seas tan egoísta”, “Eres el único que puede ayudarme”, “Me vas a matar a disgustos”, “Ya no me quieres tanto como antes”, etc.

• Te amenaza sutil o directamente con retirarte su afecto si no cedes.

Sólo te recompensa (te alaba, se pone cariñoso, te hace un regalo) cuando haces lo que quiere, y deja de hacerlo –o incluso te castiga– cuando te resistes. De un día a otro puedes pasar de ser “un amigo maravilloso” a “un ser egoísta y despreciable”.

Y todo por el simple hecho de que no está consiguiendo lo que quiere... de momento.

Tus necesidades y sentimientos no importan en la relación, de tal manera que es posible que tú hayas optado ya por no expresarlos o, lo que es peor, por no confesártelos ni a ti mismo. Todo depende de cuánto tiempo lleves experimentando el chantaje.

Te amenaza con la supresión de bienes materiales o de los medios que te los proporcionan. “Si te vas de casa, no esperes un duro de mí”, “Si te casas con esa chica, te desheredo”, “Usted verá lo que hace, pero quizá tendría que replantearme lo del ascenso que estaba a punto de concederle”.

Mina la reputación que tienes en tu entorno social, difundiendo medias verdades, frases veladas o incluso verdaderos bulos sobre tu comportamiento, tus motivaciones o la causa de que hayas conseguido algo positivo.


en eidem creemos en las relaciones sanas e igualitarias

en eidem podemos ayudarte

© -2020- Todos los derechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon