Claves para mejorar la relacion familiar en tiempos de confinamiento



Las familias han sufrido un gran cambio en estos tiempos de confinamiento. Padres/Madres e hijos/as, han roto sus rutinas para convivir durante un largo periodo de tiempo 24h juntos.


No es fácil adaptarse a todos los cambios que han supuesto este confinamiento, entre los que la privación de salir a la calle, la falta de espacio, la nuevas rutinas y responsabilidades, los cambios emocionales y muchos otros factores, ponen cada vez más difícil la convivencia familiar.


Todas las familias, pasan por distintas fases entre las que aparecen crisis y momentos de gran satisfacción. El inicio de la convivencia, el nacimiento de los hijos, la adolescencia de estos, las crisis en la pareja...son muchas las adaptaciones que deben ir haciendo para que el funcionamiento familiar sea favorable, o, por el contrario, si no son capaces de adaptarse a esta situación podría acabar en la ruptura de la pareja.


Estas fases de las que hablamos son normativas, es decir, todas las familias pasan por algunas de ellas, dentro de la familia tradicional, pues en la actualidad, se dan nuevas fases ya que muchas parejas, por ejemplo, deciden no tener hijos. Sin embargo, este virus, nos ha traído una nueva fase que superar a la que denominamos, no normativa. Se denomina así, pues no es esperada dentro de los ciclos familiares, aparece de forma inmediata produciendo cambios drásticos, no elegidos.


A continuación, daremos algunas claves o recursos para poder adaptarnos a esta nueva fase y mejorar las relaciones familiares:


1. ESTABLECER HORARIOS DE SUEÑO. Los ciclos del sueño permiten una adecuada salud mental, propiciando una mejor gestión emocional y un mejor desarrollo de las actividades del día a día.


2. PONER HORARIOS DE ALIMENTACIÓN EN FAMILIA. Muchas familias en su día a día no pueden comer juntos. El confinamiento nos ofrece la oportunidad de compartir momentos y comunicarnos, por ello, podemos apagar el televisor y dejar los móviles, y utilizar la comida como un espacio de compartir el día a día.


3. ASAMBLEAS FAMILIARES: Buscar espacios semanales donde poder hablar de si hay algo de las rutinas familiares que cambiaría, repartición de tareas, expresión de si hay algo que nos ha molestado o por el contrario que agradecer.


4. FLEXIBILIDAD: todos tenemos días buenos y malos. Normalmente muchas familias quieren que todo salga siempre bien, pero no siempre es posible. Hay días en los que la empatía es necesaria, siendo necesario flexibilizar en alguna norma.


5. RESPETAR LOS ESPACIOS: en el día a día todos/as las personas tenemos nuestros espacios personales, siendo normal que, aun estando confinados, estos espacios sean necesarios.


6. RESUELVE CONFLICTOS: Durante estos meses seguro que han sido algunos los enfados que has podido tener con algún familiar cercano. Espera a controlar tu enfado y cuando te sientas mejor, habla de aquello que te molesta con el fin de llegar a una solución o acuerdo.


7. MOMENTOS/JUEGOS EN FAMILIA: Muchas familias han incluido dentro de sus días espacios para jugar y compartir, lo cual es maravilloso. Ahora, no todos los días tenemos la misma carga de responsabilidades en trabajo, estudios…lo que nos lleva a enfadarnos. Recordar la flexibilidad, y el cambio de las rutinas por factores como el agobio, la tristeza, las cargas….


Estos son algunos de los recursos que pueden ayudar al mejor funcionamiento de la dinámica familiar. Si este confinamiento te ha hecho ver que hay algunos problemas sin resolver en la familia y que necesitáis ayuda para poder seguir enfrentándoos de forma adecuada a vuestras diferencias, puedes contar con el equipo de Terapia Familiar de EIDEM, estaremos encantadas de ayudaros a conseguir un crecimiento familiar

#EIDEM#terapiafamiliar#psicologo#familia

AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon