Adiós a la media naranja


“La media naranja”…….aún seguimos escuchando esta frase como parte de nuestro refranero o como una frase comúnmente aceptada y dada por válida sin cuestionamientos en una sociedad y cultura donde parece que prima la vida en pareja como un fin a conseguir o como un estado de felicidad y bienestar al que no debemos ni podemos renunciar.

Conozco un montón de personas, hombres y mujeres, en procesos de separación o ya separados que incluso a pesar de haber vivido experiencias amorosas negativas continúan pensando en encontrar esa “media naranja” con la que su vida tenga sentido. Es una cuestión cultural.

Y es que vivimos en una sociedad aparentemente abierta y permisiva con nuevos modelos de familia o de situaciones familiares o personales variables, pero donde las cosas no están hechas para uno y además aun (aunque parezca mentira) esta “sancionado” el estar solo aunque sea por decisión propia.

Si echamos un poco la vista atrás, veremos que a lo largo del siglo XX hubo una revolución en las relaciones amorosas. La separación y el divorcio fueron más aceptados socialmente y se incrementaron los hogares uniparentales y las familias monoparentales.

La soltería aparentemente dejó de asociarse al fracaso vital, a la soledad y al aislamiento. Los solterones y solteronas dieron paso a los orgullosos y envidiados singles.

Single es un término inglés que significa soltero, único y singular. Engloba una variedad de personas y circunstancias personales: con o sin hijos, desde solteros hasta separados, divorciados o viudos; desde los que defienden una vida impar hasta los que lo viven como un trámite antes de encontrar pareja. Existen singles por vocación, que disfrutan de su estado, lo tienen claro, y quieren ser libres sin compromisos. Existen singles por situación, que acaban de salir de una relación amorosa y quieren estar solos. Existen singles por limitación, porque son personas que por su manera de ser les es difícil que encuentren a alguien que sintonice con ellos. Algunos son muy tímidos e introvertidos y desean a toda costa encontrar una pareja, pero no lo logran, lo que les causa mucho sufrimiento. Por último, existen los singles por reacción, que son aquellas personas que han sufrido varios fracasos amorosos y no están dispuestos de momento a repetir.

Actualmente también ocurre que las personas no quieren ser amadas a cualquier precio, por lo que los solteros y las solteras han entendido que se puede vivir solo y crearse sus propios recursos para dirigirse al otro no por necesidad, sino por deseo y capacidad de amor.

Pero aun siendo cierto lo dicho, existe una gran presión educativa y cultural que continúa creyendo en la media naranja y continúa fomentando relaciones insanas y de gran dependencia emocional, las llamadas relaciones de pareja tóxicas.

Recuerda que las personas somos seres únicos e irrepetibles y que nuestra vida puede tener sentido sin necesidad de ninguna “media naranja”. Lucha por ser naranja completa y así poder ser quien quieres ser y no por quien te han dicho que debes ser.

Trabaja por tu bienestar, por reforzar tu autoestima y confianza en ti mismo. Ese será tu mayor atractivo sólo o en pareja.

En eidem podemos ayudarte a desmontar el mito de la media naranja.

#adultos

© -2020- Todos los derechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon