"Soy como tú aunque no lo sepas". Día mundial de la Salud Mental.


El pasado 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental, este año bajo el lema “Soy como tú aunque aún no lo sepas”.

El objetivo de la celebración este año pretende crear un mayor conocimiento sobre la salud mental, y al mismo tiempo combatir el estigma y las falsas creencias que rodean estos temas.

La celebración de este día nos brinda la oportunidad de aumentar la conciencia sobre las dificultades a que se enfrentan las personas con problemas mentales y psicosociales, y sobre la labor que se debe realizar para que puedan llevar una vida plena y satisfactoria.

Pese a que se han adoptado diversas medidas fundamentales para tratar de superar esas dificultades, incluida la histórica aprobación de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, muchas personas de todo el mundo que viven con discapacidades mentales y psicosociales siguen siendo discriminadas y estigmatizadas, sufriendo abusos físicos, sexuales y emocionales y estando desatendidas. La falta de profesionales sanitarios cualificados, el uso de la coerción en el tratamiento y la reclusión en centros aislados de salud mental y social hacen aún más difícil que esas personas puedan ejercer sus derechos humanos básicos y tengan posibilidades de recuperarse.

Aun hoy en día, la mayor parte de las personas cuando pensamos en enfermedad mental albergamos prejuicios sobre este colectivo sin detenernos a pensar que todos los seres humanos tienen derecho al respeto y a la dignidad.

Estos son los objetivos que deben garantizar las políticas y la legislación, que deben promover los servicios y que deben apoyar las comunidades. Juntos podemos ayudar a conseguir que las personas con discapacidades mentales y psicosociales vivan con la dignidad que es parte esencial de una vida plena y saludable.

Depresión y ansiedad: las enfermedades mentales estrella por excelencia:

Los estudios dice que por cada euro invertido en la ampliación del tratamiento de la depresión y la ansiedad se rinde 4 veces más en mejora de la salud y la capacidad de trabajo (OMS)

Es importante según también dicen hacer que la salud mental sea una prioridad de desarrollo a nivel mundial, es decir, conseguir que la salud mental ocupe un lugar prominente en el programa mundial de desarrollo y promover una mayor inversión en servicios de salud mental hasta ahora muy inferiores a lo necesario.

Dicen que la depresión y la ansiedad cuestan a la economía mundial un billón de dólares al año; estos temas son discutidos por el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud.

Dicen también los expertos que tenemos que encontrar formas de asegurarnos de que el acceso a los servicios de salud mental se convierte en una realidad para todos los hombres, mujeres y niños, vivan donde vivan.

Los trastornos mentales comunes están en aumento en todo el mundo. Entre 1990 y 2013, el número de personas con depresión o ansiedad ha aumentado en cerca de un 50%, de 416 millones a 615 millones. Cerca de un 10% de la población mundial está afectado, y los trastornos mentales representan un 30% de la carga mundial de enfermedad no mortal. Las emergencias humanitarias y los conflictos aumentan la necesidad de ampliar las opciones terapéuticas.

La OMS estima que durante las emergencias 1 de cada 5 personas se ve afectada por la depresión y la ansiedad.

El rendimiento de las inversiones en tratamientos supera ampliamente los costos. Pese a ello las inversiones actuales en servicios de salud mental son muy inferiores a lo necesario. Según la encuesta para el Atlas de Salud Mental de la OMS 2014, los gobiernos gastan por término medio un 3% de sus presupuestos sanitarios en salud mental, cifra que oscila entre menos de un 1% en los países de ingresos bajos y un 5% en los de ingresos altos.

Pese a que en el mundo hay cientos de millones de personas con trastornos mentales, la salud mental ha permanecido en la sombra. No se trata de una cuestión únicamente de salud pública, sino también de desarrollo. Tenemos que actuar ya porque la pérdida de productividad es algo que la economía mundial no se puede permitir.

Es necesario que las políticas de los gobiernos proporcionen tratamiento a quienes más lo necesitan, y hacerlo en las comunidades donde viven. Mientras no lo hagamos, las enfermedades mentales seguirán eclipsando el potencial de las personas y las economías.

La expansión de los servicios de salud mental es una de las metas de desarrollo Sostenible, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015:

«De aquí a 2030, su propuesta es la promoción de la salud mental y el bienestar».

En eidem compartimos esta propuesta velando por el bienestar de las personas y luchando por eliminar los prejuicios aún existentes contra las enfermedades mentales.


AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon