Quizas te encuentras inmerso/a en una relación de pareja tóxica


Las profesionales que trabajamos en la salud mental y en los problemas cotidianos que afectan a las personas, muy frecuentemente escuchamos en la consulta la insatisfacción y el malestar que supone para muchas personas las relaciones de pareja

Las relaciones tóxicas son un gran problema, ¿quién no tiene un familiar o un amigo/a que está inmerso en una relación que ni le conviene ni le hace feliz y a la que todos los demás no ven futuro? ¿El problema? que la otra persona no lo ve y no hay manera de hacérselo ver. Esto es muy frecuente y de hecho es probable que nos pase a nosotros mismos, son estas relaciones de las que al salir decirnos: ¡Menos mal que al final salí y lo he superado! (cosa que solo se suele ver una vez fuera). Paradójicamente las relaciones tóxicas son las relaciones de las que más cuesta salir y que más enganchados nos dejan. En ocasiones además nos dejan una huella emocional que tardaremos un tiempo en superar.

Normalmente entre las cuestiones en las que somos educados desde pequeños no se encuentra el cómo manejar las relaciones sentimentales, ni cómo evitar el quedar atrapado en ellas. A esto contribuyen también los medios de comunicación que continuamente enfatizan cuestiones como el amor romántico, las relaciones desigualitarias, el dejarlo todo por la otra persona, el amor a primera vista o el hecho de que el amor lo puede todo o que el verdadero amor supone dolor y sufrimiento.

¿QUE ES UNA RELACIÓN TOXICA?

Las relaciones tóxicas son aquellas que nos hacen sentir mal, nos hacen cambiar nuestro criterio sin estar convencidos, nos alteran y destruyen quienes somos. Son relaciones que nos hacen infelices.

Típicamente son relaciones en las que se observan conductas dominantes o por contra sumisa, o donde hay problemas de comunicación, manipulación, mentiras o chantajes. Son relaciones en las que estas actitudes dañinas hacen que ambas partes sufran pero a las que no sabemos poner fin.

¿QUÉ CONDUCTAS NOS PUEDEN HACER PENSAR QUE ESTAMOS ANTE UNA RELACIÓN TOXICA?

1. Relaciones desiguales. Cuando una de las partes lleva más peso que la otra, en el sentido de tomar las decisiones o controlar al otro. Si tú le das las riendas de tu vida a otra persona, lo más probable es que pierdas el derecho a opinar sobre que hace con ellas. Estas conductas pueden hacer que la persona pierda autonomía, independencia, autoestima y autoconfianza. Las relaciones implican libertad e igualdad de responsabilidades para ambas personas, cooperación entre las dos personas implicadas. La relación será tan fuerte como sean los dos individuos por separado dentro de la relación. Habrá más crecimiento personal para los dos.

2. La media naranja no existe. Tenemos que ser personas enteras, libres e independientes por nosotros mismos. Una relación no debe servir o utilizarse para suplir carencias personales, esto hace que luego seamos dependientes y no recorramos el camino de crecimiento personal, no evolucionemos y mejoremos como personas por nosotros mismos, y queramos o no, es una responsabilidad y un peso muy grandes para la relación y la otra persona (si estamos mal es culpa de la otra persona y esperamos que ella lo solucione).

3. Relaciones idealizadas donde continuamente con nuestras conductas intentamos cambiar al otro y no aceptamos a la otra persona tal y como es. Nadie actuará siempre como nosotros esperamos, no son nosotros y por lo tanto vivirán y actuaran a su manera. Vivir una relación por el “cómo debería ser” y no como es, lleva a frustración, sufrimiento y tristeza.

4. Relaciones ancladas en el pasado. Si estas en una relación en la que continuamente se te culpa por el pasado, la relación es tóxica. Cuando utilizas lo que ha hecho mal la otra persona en el pasado para justificar tu conducta en el presente lo que estamos haciendo es utilizar la culpa y el resentimiento para manipular a la otra persona Debemos aceptar que para estar con alguien tenemos que aceptar sus errores y su pasado. Si algo nos afectó tanto en el pasado, entonces ese era el momento para trabajarlo, no ahora. El pasado pasado es, y pasado debe ser.

5. Relaciones con problemas en la comunicación. Esta dificultad es muy frecuente en las parejas. Las relaciones se basan en una comunicación abierta y sincera, si la otra persona en la relación nos juzga o crítica cuando nos abrimos puede que nos volquemos en actitudes pasivo agresivas. Puede que la otra persona no esté de acuerdo en lo que piensas pero en las relaciones fuertes se alcanza un compromiso, la otra persona accede a apoyarnos sin necesariamente tener que estar de acuerdo obligadamente a pensar igual que nosotros.

6. Relaciones con actitudes donde prima el chantaje emocional: Esto se refiere a aplicar un castigo emocional cuando la otra persona no hace exactamente lo que queremos. Al final la otra persona accede a comportarse de otra manera a causa del chantaje. Se soluciona como en el punto anterior con una mejor comunicación. Los sentimientos y emociones se pueden comunicar pero de una manera sana y sincera sin atacar a la otra.

Las relaciones requieren que se les dedique tiempo y esfuerzo, si no se las cuida se marchitan. Es importante dedicar tiempo de calidad a la relación, compartir actividades solo con la otra persona que os enriquezcan como pareja. La otra persona (y la relación) requieren de tu presencia, atención y tiempo.

Analiza tus relaciones y si te has visto identificado/a con alguno de los puntos piensa entonces que estas inmerso en una relación tóxica y dañina.

Trabaja por tu crecimiento personal y conseguirás relaciones sanas y gratificantes.


AYUDA

© -2018- Todos los deechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon