No sucumbas a la Navidad


Autora: Izaskun Galilea

No sucumbas a la NAVIDAD.

El entorno social y los medios de comunicación nos muestran la Navidad, como una época del año en la que debemos sentirnos felices y más unidos que nunca a nuestros seres queridos, pero ¿Estamos obligados a sentir esa felicidad? ¿Qué ocurre si no es así?

La realidad nos dice que precisamente en Navidad es cuando la inestabilidad emocional aparece en muchas personas. Es el momento de reunirnos con la familia y de echar de menos a aquellos que ya no están, lo cual provoca, nostalgia, ansiedad y en muchos casos una profunda tristeza, que debemos enmascarar en forma de sonrisa porque en Navidad, no se nos permite estar tristes.

Los altibajos emocionales son propios de esta época, y aunque pocas personas lo reconocen así, es algo muy normal. Te damos algunos consejos para afrontar la navidad desde una perspectiva más positiva.

ESCÚCHATE

Sé coherente contigo mismo, reconoce lo que piensas y como te sientes. Si deseas participar de la Navidad como la gran mayoría de la gente hazlo, prepara con ilusión tus reuniones familiares o con amigos, decora tu casa, haz lo que te ayude a sentirte más cómodo. Sin embargo, si deseas vivir la Navidad de modo más cotidiano, date permiso para hacerlo. Quizá es inevitable ver las luces navideñas y asistir a reuniones familiares, pero nadie te obliga a hacer lo mismo que todo el mundo. Esa es tu elección, siéntete a gusto con lo que decidas hacer, no hay nada obligatorio.

DI NO

Date permiso para decir que no a los compromisos de los que quieras huir, con educación y cortesía rechaza aquellas situaciones en las que no te sientes a gusto, no tienes porque asistir a todos los eventos a los que te inviten, haz aquello que deseas, no lo que los otros quieren que hagas sólo porque sea Navidad, elígelo tú.

DISFRUTA DE TI MISMO

Si te encuentras solo en estas fechas, no lamentes tu suerte, no te sientas triste por ello, aprovecha la situación como una oportunidad para hacer lo que te apetezca de verdad, sin compromisos, sin ataduras, puedes hacer todo aquello que desees, por extraño que sea. Disfruta en Nochebuena de tu película favorita, acuéstate temprano, madruga en año nuevo y vete a disfrutar de un paseo por el campo, tú decides lo que más te apetece, nunca te sientas mal por estar haciendo algo diferente, si eso te hace feliz. Disfruta de ti mismo, conecta libremente con tus emociones.

BALANCE POSITIVO

Aprovecha para hacer balance positivo del último año, piensa en las cosas positivas que han ocurrido, revive los momentos que te han hecho feliz, replantéate tus metas y objetivos y planea que vas a hacer para conseguirlos. No te dejes llevar por las emociones negativas, no es el momento de lamentarse si tu situación sentimental o laboral no es la que deseas, busca soluciones, piensa en positivo y lucha por tus sueños.

DISFRUTA DE LOS PEQUEÑOS MOMENTOS

Disfruta de los pequeños momentos. Evita aquello que te agobie durante estas fechas, escapa de los compromisos que no te agraden. Busca esa situación reconfortante que puede darte un largo café con un amigo, una grata conversación con ese familiar al que hace tiempo que no veías, ve de compras con tu madre, tu hermana, tu hija, tu amiga, si es lo que deseas. Llena estas fechas de momentos gratos que te hagan feliz, sólo tú sabes cuales son.

Aprovecha para hacer todo aquello que normalmente no puedes por falta de tiempo. Haz una escapada para desconectar, una tarde de spa, un masaje, Los pequeños detalles que nos sacan de la rutina, contribuyen en gran medida a mantener nuestra felicidad.

RECUERDA A LOS QUE NO ESTÁN

Si aparecen los tristes recuerdos de esas personas que ya no están entre nosotros, llora y recuerda los buenos momentos vividos con esa persona, no te culpes por ello. No idealices estas fechas como ese momento en el que sólo cabe la felicidad. Eso sí, no permitas que esos momentos se queden contigo mucho tiempo, cuando estés mejor, vuelve a tus rutinas y sigue viviendo la Navidad de la forma que más feliz te haga. NO TEMAS LOS CONFLICTOS FAMILIARES

No debes temer los conflictos familiares. La cantidad de eventos familiares que se dan en estas fecha provoca, en no pocas ocasiones conflictos en las familias o pone de manifiesto situaciones de malestar latentes entre unos y otros que pueden aflorar en estos momentos. No olvides que ninguna familia es perfecta, no te preocupes por las rencillas que pueda haber en la tuya, exprésate con libertad, respetando siempre al resto de las personas. En resumen, no dejes que estas Navidades sean para ti lo que otros esperan, lucha por llenarlas de momentos que realmente te hagan feliz. El protagonista de tu vida eres tú, nunca lo olvides.

Decidas lo que decidas para estas fechas, desde eidem queremos desearte una muy feliz Navidad.

#adultos

© -2020- Todos los derechos reservados - eidem - Aviso Legal y Politica de Privacidad

  • Grey Facebook Icon