En los tiempos que corren….haz lo que te importa



Conecta, se amable, deja espacio, se congruente con tus valores y desengancha.


El estrés tiene muchas causas entre las que podemos mencionar dificultades personales, conflictos interpersonales, soledad, falta de ingresos, preocupación por el futuro, problemas en el trabajo, inseguridad laboral, enfermedades…


A continuación intentaremos proporcionar información y habilidades prácticas para ayudar a las personas a hacer frente a la adversidad. Si bien es necesario abordar las causas de la adversidad, también hay que apoyar la salud mental de las personas.


En palabras llanas estrés significa estar preocupado o amenazado por la vida.


Todo el mundo experimenta un poco de estrés y eso no es malo, pero un nivel alto de estrés si puede tener efectos sobre tu cuerpo (dolores de estómago, de cabeza, tensión, presión en el pecho, dolores de espalda….) además cuando estamos estresado nos falta la concentración, nos enfadamos con facilidad, tenemos dificultades para dormir, estamos tristes, tenemos ganas de llorar, estamos mas cansados y nuestro apetito se ve afectado. Nuestra cabeza también nos juega malas pasadas pues también tendemos a pensar en cosas del pasado que nos recriminamos y a pensar en cosas malas del futuro que no han pasado pero que yo creo que van a pasar.


Todos estos pensamientos y sentimientos en los que nos quedamos enganchado cuando tenemos estrés nos alejan de nuestros valores (son mis deseos sobre el tipo de persona que quiero ser)

Cuando hablamos de pensamientos que nos enganchan estamos hablando por ejemplo de pensamientos que culpan a otras personas, pensamientos de negatividad, pensamientos duros hacia mi mismo, pensamientos malos sobre el futuro, recuerdos difíciles del pasado, preocupación excesiva por los demás. Todo esto nos va a llevar a alejarnos de la gente, meternos en problemas, meternos demasiado tiempo en la cama y alejarnos por tanto de nuestros valores.


Recomendaciones para cuando veamos que esto nos ocurre:


1. Conecta con el presente. Con lo que estas haciendo ahora. Si estas bebiendo un refresco por ejemplo conecta con su sabor y su aroma. Cuando estamos enganchados con los pensamientos que comentábamos no estamos en el presente y por tanto estaremos mas distraídos, haremos peor las cosas y por tanto nos sentiremos mal.

2. Baja el ritmo y conecta con tu cuerpo a través de tu respiración

3. Aprender a desengancharnos de pensamientos difíciles. Mis pensamientos difíciles no puedo enterrarlos, ni quemarlos, ni encerrarlos ni esconderlos. Deja de luchar contra ellos. Pon nombre a lo que piensas y sientes y de esta forma podemos desenganchar de ello.

4. Actúa de acuerdo a tus valores, metas y acciones. Tus valores describen quien quieres ser y tus metas lo que estas tratando de conseguir y tus acciones son lo que haces y lo que dices.

5. Cambia aquello que puedas cambiar y acepta lo que no pueda cambiar

6. Se amable. Muchas veces no somos amables con nosotros mismos y con los demás cuando estamos en situaciones difíciles. Si eres amable contigo mismo/a estarás en disposiciones de hacerlo con los demás.

7. Deja espacio a tus pensamientos y emociones. Date cuenta del lugar donde estas y quien esta contigo y presta toda tu atención en la actividad que estas haciendo.


Y recuerda….Un viaje de 1000 km comienza con un solo paso. Disfruta del viaje


En eidem podemos ayudarte