El apego y su importancia en la lectura de nuestra linea de vida




Conocer y comprender el apego de cada paciente nos da la posibilidad de, cuando trabajamos en consulta, poder ir más allá de utilizar las herramientas que se han utilizado hasta día de hoy, sino que podemos comprender por qué la persona que tenemos delante no es capaz de autorregularse. Indagar y ahondar en este aspecto nos ayuda a entender, además de intervenir.


Arwen Caban dice que “la conexión que se crea a través del apego seguro crea sensación de seguridad y confianza y bienestar en el niño y que esto será fuente de felicidad y satisfacción tanto para el niño como para la madre” (o la persona de referencia).


El estrés es un papel determinante para no poder proporcionar a nuestro hijo/a un apego seguro. Lanzo la siguiente pregunta: si tú como padre / madre /referente no estás bien, ¿cómo vas a ser capaz de abordar las necesidades de tu hijo/a?


Para poder comprender esto, vamos a hablar de los cuatro estilos de apego que existen, no sin antes haber dado una noción básica de lo que significa esta palabra, que, cada vez, se escucha más.


Los tipos de apego son los siguientes:


a) Apego seguro: es el resultado de una madre o un padre sensible y consciente de las necesidades de su hijo/a. Padres que primero se regulan a si mismos para luego poder regular a sus hijos/as. Se fomenta la interdependencia: tú dependes de mi y yo dependo de ti y no pasa nada por ello. Solemos ser personas sin miedo a estar solos y vemos tener pareja como algo positivo pero no necesario.


b) Apego desorganizado: es la consecuencia de una infancia desorganizada y caótica, ya sea por abusos sexuales o verbales. Estos niños/as viven con el miedo a la incertidumbre y a la falta de seguridad transmitida por el padre o la madre. En ocasiones, proviene de la misma persona tanto el sentimiento de terror como de calma y consuelo, provocando desconcierto y desorganización en la figura del “yo” de este niño/a. Solemos ser personas con tendencia a desarrollar trastornos mentales en la vida adulta o adolescente, en ocasiones nos disociamos para sentirnos capaces de vivir en nuestra realidad, nos sentimos incómodos ante situaciones relacionales íntimas y nos resulta complicado confiar en los demás. Normalmente bloqueamos emociones y no las expresamos.


c) Apego inseguro-evitativo: el niño/a no se siente aceptado por su madre o padre. La madre solamente refuerza las conductas adecuadas para ella pero no tiene en cuenta las necesidades emocionales. Solemos ser las personas a las que nos cuesta hablar de temas delicados, que nos cuesta sentirnos aceptados y nos cuesta el contacto íntimo con las personas de referencia.


d) Apego inseguro-ansioso/preocupado: los padres de este niño/a siempre están preocupados por lo que le pueda pasar y, en consecuencia, no dejan que el niño/a explore. Esto, además, provoca que la persona de referencia esté más pendiente de sus propias necesidades que de las del niño/a (pensamientos tales como “que no haga esto porque entonces yo me pongo nerviosa/o”). Solemos ser las personas con la necesidad de sentirnos queridos y de estar muy pegados a otras personas, pero buscamos hipervincularnos con personas que no buscan la misma intimidad que nosotros. Además, somos personas preocupadas, impulsivas y con alta expresividad emocional.


Es importante aclarar, que, si esto fuese tan fácil, ¡los problemas se solucionarían muy rápido! Esto significa que nadie tiene un estilo de apego claramente seguro, sino que somos la suma del estilo de apego de nuestro padre y de nuestra madre (o de las figuras de referencia que hayamos tenido en nuestra infancia) y, que, por tanto, es importante que tengamos claro que la dirección en terapia es buscar el camino hacia el apego seguro porque lo que observaremos en esa persona será el cambio hacia la seguridad en uno mismo y el estar bien consigo mismo.


En caso de que te sientas identificado con alguno de los conceptos descritos en este artículo y que además identifiques cómo te están afectando en el presente, ¡contacta con nosotras para que podamos ayudarte a seguir encajando las piezas de tu puzzle!

En eidem podemos ayudarte.