top of page

Cómo enseñar a los niños y niñas asertividad



Es bastante habitual que cuando hablamos con los más pequeños de la casa nos dirigimos a ellos desde nuestra posición de adultos. Esta posición que nos afanamos por mantener a veces nos puede situar en un extremo de la comunicación que puede resultar poco favorable para educar en asertividad.


Siendo más concretos, es común que hablemos con nuestros hijos e hijas desde la orden o el mandato: “tienes que quitar la mesa”, “recoge eso”, “estudia” o desde el interrogatorio: ¿Qué tal el examen?, ¿Has hecho los deberes?, ¿Llamaste a la abuela?


¿Qué consecuencias puede tener aferrarnos únicamente a estos modos de comunicación?